problemas-de-conectividad-uv

Los problemas de conectividad perjudican el 15% de las relaciones personales

Teléfonos que no funcionan, poca carga en las baterías, robo: el no poder estar conectados, todos esos problemas de conectividad nos está haciendo quedar mal en el país, según una encuesta de Kaspersky Lab.

Mantenerse conectado se ha convertido en sinónimo de dar su atención. Según un estudio de Kaspersky Lab, la conectividad es ahora una parte vital de nuestro deber hacia la familia, amigos y seres queridos. Esta investigación muestra que en Colombia, cuando las personas por problemas de conectividad no pueden usar sus dispositivos, sus inquietudes más comunes son que los familiares y amigos se van a preocupar al no saber de ellas (60%) y que no podrán ayudar a un miembro de la familia si algo sucede (45%).

Imagínate esto: te vas a encontrar con tu pareja para un aniversario importante por la noche. Pero de repente se da cuenta de que se le hace tarde. Debe avisarle a su pareja –no quiere que se sienta rechazada o abandonada–, pero justo cuando está a punto de contactarla, el teléfono se queda sin batería. No tienes conexión y ya sabes que ese importante aniversario no va a salir nada bien.

Las preocupaciones por no estar conectado, y lo que esto significa para nuestras vidas sentimentales, a menudo están justificadas. En Colombia, el impacto de no tener una conexión que funcione puede ir desde simplemente perder una cita (28%), hasta problemas de largo plazo, pues una de cada seis personas en el país (15%) admite tener problemas con sus seres queridos como resultado de que su dispositivo se quedó sin batería, se extravió o se lo robaron.

Y no solo son las relaciones las que se ven perjudicadas, ya que muchos de nosotros no sabemos actuar si no tenemos nuestros dispositivos conectados para guiarnos en la vida diaria. De los colombianos encuestados que tuvieron un problema de conectividad, una quinta parte (26%) perdió una oportunidad relacionada con su educación o un negocio, un 13% se desorientó, y uno de cada diez (14%) no pudo asistir a un evento social –por ejemplo una fiesta– como resultado de que su dispositivo no los mantuvo en línea.

A pesar de su dependencia de mantenerse conectados, el 22% de los colombianos no hace nada para mantener sus dispositivos funcionando y en línea. Solo el 33% controla los niveles de la batería y solo una de cada cinco (22%) revisa regularmente el estado operativo de su dispositivo.

“La conectividad juega un papel importante en nuestra vida cotidiana. Como muestra la investigación, sin acceso a sus dispositivos las personas se equivocan: pierden oportunidades, se extravían y se preocupan mutuamente. Lo que está claro es que el hecho de no estar conectado también puede tener un impacto duradero en nuestras relaciones, porque si metemos la pata allí, es el corazón el que puede salir lastimado. Eso es exactamente lo que puede pasar cuando la actitud de las personas hacia la seguridad de los dispositivos es poco estricta, porque las parejas esperan que la otra o el otro responda, los padres esperan poder saber al instante dónde están sus hijos y los amigos no esperan que se les ignore. Es vital que se tomen más medidas para proteger mejor nuestros dispositivos y mantener la conectividad”, dice Dmitry Aleshin, vicepresidente de marketing de productos de Kaspersky Lab.

Deja un comentario